Beneficios que te aporta la gestión emocional para relacionarte eficazmente con tus hijos

Hoy te traigo la colaboración de la experta Ana Díaz , Licenciada en Psicología y ademas esta formada y especializada en Coaching de Valores, que estudio gracias a su espíritu inquieto que la hizo seguir buscando otras alternativas para encontrar su propio camino.

Gracias a todo esto y el gran trabajo en si misma , a creado un proyecto maravilloso que se llama SE TU MEJOR VERSIÓN, donde ayuda a muchas mujeres a descubrir que tu eres la protagonista de tu vida .

Hoy nos habla de un tema que a toda mamá nos interesa para relacionarnos de forma efectiva con nuestros hijos.

Beneficios que te aporta la gestión emocional para relacionarte eficazmente con tus hijos

¿Quieres conocer cómo puedes relacionarte con tus hijos a través de tus emociones y de las suyas?

¿Te gustaría gestionar eficazmente tus emociones para disminuir gritos en casa, discusiones que no llegan a buen puerto?

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que las relaciones humanas son básicamente emociones.

Por ejemplo, tú bebé tarda en dormirse y te han sugerido que le dejes sólo en su cuarto hasta que se calme y deje de llorar.

Pero a ti te resulta imposible dejarle así durante 3 minutos.

¿Sabes qué te lo está impidiendo?

¡Tus emociones!, surgen emociones ambiguas dentro de ti, desde frustración, ira, miedo, irresponsabilidad, etc.

Tus emociones están ahí para darte información muy valiosa.

Es importante que estés dispuesta a reconocerlas, expresarlas y utilizarlas para mejorar las relaciones con los demás, especialmente con tus hijos.

Los niños manifiestan emociones desde que son muy pequeños: el llanto o la risa surgen tempranamente y los adultos las interpretamos dándoles un significado determinado.

A medida que avanza el lenguaje, el niño también aprende a expresar cómo se siente, aunque le llevará un tiempo darle el nombre correcto o aprender a controlarse.

La tristeza, la alegría y la ira son las primeras emociones a partir de las cuales

se van a desarrollar las demás emociones.

Las emociones son aprendidas por los niños viendo a los demás responder a estímulos y se fijan en cómo reaccionamos cuándo estamos alegres o tristes.

Además de las explicaciones que les damos sobre cómo se sienten.

Empieza por conocer cómo sientes tú

 

Para que puedas ayudar a tus hijos a gestionar sus emociones antes debes pararte a pensar en tus propias emociones y descubrir cómo éstas influyen en tu modo de actuar, pensar y comunicarte.

Mientras estas contenta parece que no hay problema, pero ¿qué pasa si sientes tristeza ante algún acontecimiento de la vida o si vuelves a casa enfadada después de haber discutido con un compañero de trabajo?

Las emociones están ahí y repercuten en tu forma de actuar y en las relaciones que mantienes con los demás.

Y, por supuesto, en el modo en que educas a tus hijos.

Por eso es importante que intentes separar entre tus emociones y que seas consciente de qué no siempre el comportamiento de tu hijo es lo que te genera mal humor.

A veces sí, y expresas tus emociones como las siguientes cuando ya no sabes qué hacer con tus hijos:

Sales de la habitación, dando un portazo.

Le dices a su padre: «Ocúpate tú de él que ya no puedo más».

Sin darte cuenta le gritas.

¿Te has reconocido en alguna de estas situaciones?

¿Qué otras situaciones recuerdas en las que tu gestión emocional falló?

¿COMO PUEDES AYUDAR A TUS HIJOS A GESTIONAR SUS EMOCIONES?

 

  • Escucha con atención lo que tu hijo tenga que contarte.

  • Muéstrale que le comprendes sin juzgar nada, sin dar consejos.

  • Mírale a los ojos, incluso ponte a su altura, agáchate cuánto te esté contando algo importante para él

  • Demuéstrale que le estás escuchando, desconecta televisión, no mires el móvil, baja el volumen de la radio… etc.

  • No hagas distinciones en función del sexo, tanto niñas cómo niños tienen las mismas emociones.

  • Enséñale a llorar por cosas importantes y no favorezcas el lloriqueo.

7 acciones que favorecen una sana comunicación con tus hijos.

1.- Cuídate.

Si tú estás bien, es más probable que tus hijos también lo estén y os beneficiáis toda la familia.

Recuerda los días en los que tu te encuentras animada, sin tensión y sin prisas cómo la relación con ellos fluye, sientes menos frustración, ira, irritabilidad.

2.- Intenta ir recuperando un tiempo para ti y hacer lo que te gusta.

Eso te permitirá sentirte más tranquila y ayudará a disminuir emociones negativas.

Retoma poco a poco una actividad que te guste, desde leer, hacer ejercicio, caminar dos o tres días a la semana, practicar yoga… lo que te realmente te haga sentir bien.

3.- Da cabida a las emociones en tu familia.

Expresar lo que uno siente es la mejor manera de afrontarlo/disfrutarlo.

Es importante tener un espacio para hablar de lo que os ha enfadado de vuestro hijo o por que tu reacción ha sido dar un portazo.

4.- No dejes que las emociones negativas te desborden

En cuanto las detectes, busca la manera de controlarlas, a través de la respiración, saliendo sin gritar ni dar portazos de la habitación, bebe un vaso de agua.

Y sobre todo pon en palabras cuándo te hayas calmado que es lo que ha hecho saltar esa emoción negativa.

5.- Acepta las emociones de tu hijo sin reproches y sin consejos.

Aunque tu hijo sea un bebé o tenga dos años también tiene emociones, se frustra por que no consigue el juego que quería o bien por que te pide que le cojas y no puedes cogerle…

Escuchar al niño es la mejor manera de fortalecer la comunicación, sin juzgar.

Lo que a ti te puede parecer una “tontería” para no hijo no lo es.

6.- Fomenta las emociones positivas en casa a través del juego y las risas.

Desde disfrazarse, juegos de mesa, representar un cuento, ver fotos de la familia durante las vacaciones, etc.

Todo aquello que contribuya a un ambiente tranquilo y afable para ti y tus hijos

7.- Cuida el tiempo libre.

Aprovéchalo para inculcar a tu hijo aquellos valores que para ti son importantes.

A través de la naturaleza, visitando parques temáticos, jugando al balón con otros niños, yendo al cine, etc.

Ha llegado tu turno, ¿Qué vas a hacer distinto la próxima vez que haya un “conflicto” de emociones?

Todo empieza por darte cuenta de aquello que puedes hacer diferente en situaciones que se repiten habitualmente en la convivencia familiar.

¿Te gustaría conocer tus emociones para ponerlas a tu servicio? ¿ Necesitas aumentar tu autoestima? Te gustaría dar a los demás pero Sin Olvidarte de ti misma?

Si quieres ser la mejor versiòn de ti misma, y empezar a cumplir tus sueños y no los de otros, yo puedo ayudarte, por eso tengo algo para ti:

SESIÓN DE DESCUBRIMIENTO GRATUITA

Experta Ana Díaz
Ana Díaz Coach De Valores, ayuda a mujeres a ser la protagonista de su vida para que sean la mejor versión de si mismas. La encuentras en: www.setumejorversion.es

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *